Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

miércoles, 27 de octubre de 2010

Born to run

Hace  ya bastantes años, allá por 1985 cuando no tenía más de 13 añitos descubrí casi por casualidad una canción que ha ido apareciendo de forma intermitente en mi vida,  a la que he ido dando  diferentes interpretaciones y que hoy por hoy, por  esas cosas de mi curro, del montón de kilómetros que recorro al año  y de la barbaridad de horas que paso en la soledad del coche en la carretera (ahora alguno estará pensando si soy camionero... pues no, pero paso buena parte del día en la carretera) con la música como única compañera, ha reventado en mis altavoces y me ha arrancado una sonrisa de oreja a oreja aún cuando no es una canción para nada alegre, pero volvamos sobre aquel verano en que todavía no había cumplido los catorce( los cumplo a finales de agosto). Aquel verano lo pasé con mi amigo Josele en el Chalé de mi tío Juan Antonio, que por aquel entonces estaba divorciado y más o menos nos dejaba hacer lo que nos daba la gana.

La familia de Josele y la mía eran amigas desde tiempo inmemorial, por una antiquísima relación laboral. Mi abuelo trabajó para el abuelo de Josele, fue su hombre de confianza y eso dio lugar a una relación  de amistad casi familar.

Josele y yo teníamos la misma edad y aunque el vivía en Málaga nos veíamos muy amenudo; eso de vivir en la costa, le daba a Josele un cierto caché, con catorce años sabía preparar un Tequila Sunrise y lo que es mejor, era capaz de beberse tres o cuatro sin despeinarse, aquel verano fue memorable, si señor!!
Aún recuerdo cuando se bajó del coche de su padre con su mochila y su walkman, venía escuchando "Born to Run", por aquello de que la gente de la costa es más moderna que la de tierra adentro,para mí desde aquel momento aquella canción paso indefectiblemente a formar parte de la BSO de mi adolescencia y de casi todo el resto de mi vida, no nos engañemos, no entendíamos ni un carajo de  la letra de la canción, pero a los dos nos maravillaba ese martilleo de la batería al comenzar, o ese saxo, las notas del piano que piden casi a gritos algo más de protagonismo en la canción y la voz aspera de Bruce que lo llena todo.

De ese verano recuerdo las mañanas borrosas de resaca en la piscina y las tardes de perrera escuchando música y enredando con una moto vieja  y le llamo moto por llamarle algo, aquello era una bici con motor que nos hacía sentirnos un poco más libres por aquellos carriles de las afueras del pueblo.

Pasaron unos cuantos años y conseguí traducir la canción,(no sin trabajos y fatigas, que el Boss tiene un acentillo un poco raro)

Y luego quedó almacenada en esa parte del cerebro donde se guardan recuerdos añejos durante años , en todo este tiempo, la canción permaneció en los rincones del olvido, pero su esencia me hacía correr a diario, quemando gasolina y quemando en parte mi vida mientras corria hacia ninguna parte y  hoy esa puerta se abrió de par en par mientras cantaba a voz en grito la cancioncita al volante de tu coche y me he dado cuenta de que contigo he llegado a ese lugar donde quiero ir, contigo camino por el sol y por fin he dejado de ser un vagabundo nacido para correr.
Gracias Roci, amor mio por ayudarme a parar, ya solo quiero correr si tú corres a mi lado.



8 comentarios:

Norah dijo...

Preciosa declaración de amor! hacia la canción, hacia la vida y hacia tu mujer. Se hacen necesarias palabras que reflejen el sentido de estar vivos en un tiempo en que todo es cuantificable, gracias por dar calidad a la vida. Un beso

Javi dijo...

Yo me acuerdo de tu amigo, si no recuerdo mal, la primera vez que fui por allí serían uno o dos años después. También me acuerdo ese mismo año en el salón de tu casa poniéndome tú al Springsteen y yo cambiándolo por Parálisis Permanente, los Stray Cats y, después, una cinta mía de los Pogues que sonaba que daba pena... Nunca me ha gustado nada el Springsteen, pero si es verdad que cada vez que ha sonado esa canción y "The River", me he acordao del mismo rockabilly mamón.

Son buenos recuerdos.

Un abrazo, primo.

leamsi dijo...

uhff! gracias Norah, me quedo casi sin palabras después de leer tu comentario, no se me ocurre nada más que gracias por descubrir entre mis historias y mis letras ese tipo de sensaciones, nunca pensé que fuera capaz de transmitirlas, gracias ¿lo he dicho ya?...da igual otra vez gracias
un abrazo

Ehhhh, Javi!!!
The Pogues, jejejeje, putos locos!!! entre tantas mudanzas y traslados perdí un vinilo de los Stray y uno de los Pogues, por aquello de la mentalidad del Born to Run y el montón de tropezones que he dado hasta conseguir pararme, he ido despiezándome por el camino para volverme a construir casi desde cero y al final me ha salido bien el trato, para que veas!!
un abrazo a otro tipo de la costa que influía "negativamente" en mi salud neuronal cada vez que nos juntábamos
un abrazo Mamona!!!!jejeje

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay cosas que traen recuerdos inesperados. Y las traducciones tienen mucho peligro. Algunas veces cuando entiendes el verdadero significado de una canción, ya pierde el valor que le diste en su momento.

Saludos y un abrazo.

leamsi dijo...

jejejje cuanta razón tienes Antonio, como siempre hablas y lo clavas, jejeje, algún día me pondré manos a la obra para una entrada de desengaños musicales traducidos
salu2

Un simple personaje... dijo...

Hay tantas canciones plasmadas de recuerdos.
Bien por ti amigo. Mucha suerte...

leamsi dijo...

Gracias personajes y suerte para tí también además de tiempo, mucho tiempo, un abrazo
salu2

Luismi dijo...

Excelente y entrañable historia. Todos algún día nacimos también para correr.

Un abrazo