Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

martes, 31 de mayo de 2011

con las tripas aqui y la cabeza en cualquier sitio

levantarse, reir,
volverse a caer,
llorar, suspirar,
correr, gritar!!!
intentar parar.
Respirar
cerrar los ojos
saltar al vacío
sin una mano
a la que agarrar



Tumbarse y no decansar
caminar hasta la extenuación
y volver a empezar
beber, fumar, soñar
el humo en los pulmones
el alcohol en las venas
el cerebro en los talones.
Levantarse, llorar
volverse a caer,
reir, suspirar.

Pararse y gritar
girarse y mirar atrás
salir corriendo
encontrarte sin buscar
¿donde te puedo guardar?
si mi pecho mal herido
sigue sangrado abierto
de par
en par
abierto de par en par

miércoles, 25 de mayo de 2011

por más que lo intente...

Hay mañanas en que por más que lo intentas, tu estado de ánimo, ese que tú quieres tener, no abandona la cama contigo.
Suena el despertador, intentas colocar tu mejor sonrisa en tu cara, lo apagas, te desperezas y te incorporas, escuchas un chasquido, miras al suelo todavía con la visión borrosa, porque tus ojos no se han adaptado a la luz del día, que está comenzando a amanecer y ves como la sonrisa que dibujaste hace un rato en tu cara se ha caído al suelo haciéndose añicos, recoges los pedazos como puedes, tratas de recomponerlos, te los colocas de nuevo en la cara y sales del dormitorio en dirección al baño y te miras en el espejo y lo que pretendías que fuese una sonrisa es algo más parecido a una mueca falsa de JOKER.
Te lavas la cara, sales al pasillo en busca de tu dosis de café y tu cigarro de rigor matutino a medida que avanzas por el pasillo notas como vuelve a chorrear por las comisuras de tu boca y como si de un payaso de cara pintada en medio de un aguacero se tratase, tu gesto queda desfigurado.


Buscas el café con avidez, esperando que con el plus de lucidez que te aporta el negro líquido excitante puedas encontrar una salida.
“Intrepidez” eso es!! Voy a dejar las sonrisas y voy a colocarme esa mirada intrépida que tantas veces me ha hecho reír en otras ocasiones.
Apuras la colilla en la terraza, sin camiseta, el aire fresco de la mañana acaricia tu pecho y te sientes despierto, de nuevo al baño, ducha casi fría para que los últimos retazos de lo que ha sido un mal sueño, un mal comienzo de día, desaparezcan por el desagüe.


El agua fresca tensa tus músculos de la espalda, permaneces allí en silencio, erguido bajo el chorro que se clava como alfileres en tu nuca y al salir de la ducha, de nuevo frente al espejo sientes que en tu cara ha vuelto a desdibujarse la sonrisa, que tus ojos que pretendían ser intrépidos están demasiado cerca de ser patéticos, pero no te das por vencido, te gritas a ti mismo, REACCIONA, DESPIERTA!! , coges la toalla y frotas tu cuerpo para secarlo hasta el punto de enrojecerlo, tratando de reactivar tu circulación y con ella el torrente de vitalidad en el que llevas instalado casi un mes.
Desnudo llegas al cuarto para coger una camiseta y unos vaqueros, escuchas un ruidito en la cama, destapas las sábanas con la decisión que otorga el miedo y los ves allí, riéndose de ti, tu mirada intrépida y tu sonrisa prestada, hoy han decidido no levantarse, no quieren acompañarme. Espero que esta tumbada sea puntual, no han planteado reivindicaciones, así que supongo que será por las malas noticias recibidas ayer, de no ser así, es probable que el que no se levante mañana sea yo mismo.

martes, 24 de mayo de 2011

vaqueros, camiseta roída y zapatillas

Me levanto y tengo en mente solo un par de objetivos claros, hoy voy a comer, a beber y a reír mucho, hoy estoy de nuevo de celebración, es lo bueno de tener sobrinos e hijos que cumplen años casi a la vez. ¡¡Qué lo celebras todo por duplicado y seguidito!!

Como ya es público y notorio, no voy a esconderlo, vivo de okupa en casa de mi madre, tengo 4 camisetas, algunas zapatillas y vaqueros (yo es que soy muy “casual” como le dicen los modernos en eso del vestir), ahora es cuando os estaréis preguntando ¿y esto a que viene? Pues todo en la vida tiene un porqué.

El caso es que tengo que repetir el trajecito de la semana pasada, que por cierto está muy bien, para ir a la comunión de mi sobrina, lo que me ha tenido, no sé ¿como decirlo? con el rollo “cortado” eso es!! Es el tema de los zapatos, todo sea por no volver a ir a mi antiguo piso a revolver entre mis cosas (todavía).
En fin, que comienzo tempranito, me empaqueto y haciendo un alarde de audacia sin par, me cambio el color de la corbata, sí, sí, ya está, ya parezco otro!! ¿quién me va a mirar el traje si lo que llama la atención es la corbata? Asunto resuelto, hala, a otra cosa!!

Si la semana pasada hacía calor, esta ya supera los límites de lo aceptado por la OMS, en cuanto a exposición a altas temperaturas en locales cerrados se refiere y el aire acondicionado sigue sin ponerlo el señor cura en la iglesia, ¿para qué?¿será que el cura es de ecologistas en acción y los aparatos de aire acondicionado que hay en la iglesia no son de clase energética AAA+ y lo está haciendo como un paso más para salvar el planeta, frenando así con su pequeño gesto el efecto invernadero? ¿SERÁ ESO? SEGURO!!!



La ceremonia me la salto, Noe estaba preciosa (es mi sobrina favorita, aunque también es mi única sobrina) En la lectura estuvo genial, más si tenemos en cuenta que era una de esas lecturas llenas de nombres Bíblicos, de esas que harían tragar saliva a cualquier adulto, la tia no titubeó ni un minuto, tranquila, pausada y marcando genial todos los tiempos, en fin de 10.

Previo a la entrada en la iglesia, tuvimos nuestro momento de besos y de abrazos, ya sabéis, cuando la familia se junta…y en la mía somos muy dados a dejar que pasen los años sin vernos, para así, pillarnos con más ganas, en este caso entre algún miembro de la familia de mi cuñado y yo, llevábamos más de 8 años sin vernos. Y fue allí donde surgió la sorpresa del día.

La comida, espectacular, risas, jugueteos con el aguita de los percebes (me mancharon las gafas dos veces), más risas, más vino, más ostras, idas y venidas a la puerta a fumar, entrada de LA TUNA( corramos un tupido velo sobre este asunto)sí, sí, a nadie nos gusta pero todos cantamos “clavelitos” como los mismos ángeles, en fin!!



Después de la comida para bajar los excesos del fastuoso ágape, licores varios, y ahí entre licor y licor y cigarro y cigarro, comenzamos a hablar, a dejarnos mirar y a mirarnos a los ojos, empezamos a recordar anécdotas de críos, ahí comenzamos a recordar lo que había sido una bonita amistad, nos reímos de “amores platónicos” y nos dimos cuenta que la amistad no es como un jardín que haya que regar a diario ¡¡qué va!! La amistad, la de verdad, esa solo necesita una escusa para volver a brotar.

El resto del día lo podéis imaginar, combinados, nacionales y de importación “A GO GÓ” música de los 80´S (es la media de edad la que nos llevo a esa década por unanimidad) y dolores de pies, en este caso para otros, yo fui listo, antes de las 6 de la tarde, ya estaba con vaqueros gastados, camiseta roída y zapatillas, es lo bueno de saber quién eres, que estás mejor sin disfraces.
¡¡Hoy sí!!


nota: las fotos son de google

domingo, 15 de mayo de 2011

De dolores de pies y otras celebraciones...

Ayer celebró la primera comunión mi hija, la mayor de dos hermanos, Paula y Aberto como ya sabréis los lectores más antiguos del blog, son fruto de mi primer matrimonio.

Los que me conocéis un poco, sabeis que no soy hombre de Dios ni de iglesia en demasía, pero ayer hice un poco de tripas corazón para la celebración.

Me levanté temprano, más o menos a las 9:30 , si tenemos en cuenta que me acosté tardísimo, ¡que le voy a hacer si tengo una vida social muy ajetreada! tanto, que en las últimas semanas, se limita a cotillear por el "feisbuk", a reenviar maravillosos correos-cadena del tipo "SI NO LO ENVÍAS A 20 PERSONAS TENDRÁS 20 AÑOS DE MALA SUERTE" y claro, yo pienso, 20 más 39 que llevo ya!!...mejor lo envío, por si las moscas; y a leer vuestros blogs, vuestras entradas y vuestros comentarios y eso si que acompaña de verdad.

A todo esto hay que sumar que no me termino de adaptar a una cama que no es la mía, por aquello de la situación de interinidad que estoy viviendo en casa de mi madre desde hace unos días en que se produjo mi segunda separación y hasta que pueda alquilarme algo decente para vivir, tampoco puedo dejar atrás que esa noche hacia un calor(como se dice por aquí) PA´CAGARSE!! y por aquello de la alergia, no me atreví a abrir la ventana y el calor no ayuda nada al descanso, aunque la tos y el ahogo alérgico menos; ¡¡pero bueno!! que ya me he puesto a divagar y esto se suponía que era para hablar de la comunión de mi hija.



Nada más levantarme, mientras el té giraba en su tiovivo particular del microondas, me lié un cigarrillo, salí a la terraza y dediqué unas palabras en arameo al calor que hacía justo hoy que tenía que ponerme chaqueta y corbata.
Un par de sorbos de té, terminar el cigarro y a la ducha, con sesión de afeitado incluído y todo, me enfundo el traje y otra bonita dedicatoria en arameo(que se está conviertiendo en mi lengua materna) para los zapatos nuevos, ¿quién me mandaría a mi comprarme zapatos nuevos para celebrar un día tan largo?, a los 5 minutos de tener los pies embutidos en su interior ya estaba soñando con el momento de quitarmelos, salgo del dormitorio hecho un pincel, me miro en un espejo de cuerpo entero y decido de forma unilateral aflojarme un poco la corbata, que una cosa es ser elegante y otra que se me señalen todas las venas del cuello y de la cara... a los pocos minutos, mi madre aparece por el pasillo, está bellísima, radiante, pero al verme un halo de tristeza empaña su mirada, es normal, es el primer acto social familiar sin la presencia de mi padre, un abrazo y como es una mujer fuerte, como diría Antonio Vega, "de seda y de hierro puro" se repone. Un par de bromas acerca de lo guapos que estamos, un par de fotos en la terraza y salimos a la calle, como la iglesia está cerca y como no tengo coche hasta la semana que viene por unos papeles que tengo que arreglar, decidímos ir andando. A menos de 100 metros de casa, mi camisa se ha trnasformado en una medusa húmeda y viscosa pegada a mi piel.

Sofocados llegamos a la parroquia y Paula está con el resto de los niños en una pequeña sala que hay detrás de una puerta contigua a la entrada de la iglesia, está ESPECTACULAR con su vestido de princesita, con volantes de encajes y con un peinado que la hace más guapa de lo que es nomalmente, si cabe. Una risa nerviosa esconde como puede el estado de "histeria" en el que se encuentra, intercambiamos besos, consejillos de última hora para controlar los nervios y pasamos a la iglesia en busca de nuestro banco reservado a la familia, para mi sorpresa y para la del resto de padres, familiares y amigos que empezaban a abarrotar el local, el aire acondicionado, NO ESTÁ CONECTADO, en su defecto unas ventanitas de pequeñísimo tamaño, están abiertas y con eso cree el cura que será suficiente. La ceremonia comienza con un coro de guitarras y los niños avanzan por el pasillo central, todos juntos y se sientan junto al altar mayor. De la ceremonia solo destacaré tres cosas:

PRIMERA: Paula leyo su texto de forma magistral, sin importarle que se dirigiese a más de 200 personas, ¡¡Bravo por ella!!

SEGUNDA: que el calor llegó a ser insufríble, en algunos momentos de la misma llegué pensar que algún crío se desvamecería.

TERCERA:que Paula era la niña más guapa de todas cuantas estaban haciendo la comunión en ese día, ¡no es pasión de padre!, o igual un poco SÍ!! no importa, yo lo escribo como lo siento.

La segunda parte del día la ocupó el banquete, que fué correcto y abundante y que según avanzaba el ágape, el vino hizo, que la tirantez inicial de las dos familias, por los años de distancia, se convirtiese en cordialidad sincera, recordando viejas anécdotas, no estuvo mal del todo el día, siempre que corramos un tupido velo sobre el asunto de mis zapatos, aunque como casi todo en esta vida tuvo solución y cuanto más tarde en arreglarlo, más saboreé la recompensa.
¿Brindamos por ello?

miércoles, 11 de mayo de 2011

hay veces en las que el sol, sale después de media noche

Después de cruzar océanos de letras ordenadas en forma de versos, la poesía se hizo voz en la madrugada, Las risas, hasta ahora por escrito, pasaron a ser música en nuestros oídos, cada frase era una sentencia, cada palabra un cimiento sobre el que levantarnos.



En cada silencio aparecía un destello del amuleto que un día cogió prestado a Xayide y que porta por el mundo cual bandera, de su vida, de su mundo, de su realidad paralela, donde escapa entre la feria y la consulta.



El reloj al que nadie quería dar cuerda esa madrugada, avanzaba implacable y deslumbrados por el sol que brilló después de media noche, vimos como la corriente de endorfinas que cual caballo desbocado avanzaba por nuestras venas, nos diluyó el sueño y nos erizó la piel, al decir hasta mañana.

jueves, 5 de mayo de 2011

Intrepidez, ventolín, café y gafas de sol

Siempre he deseado salir a la calle por la mañana al comenzar la jornada con ese aire intrépido, que tienen los protagonistas de las pelis, sobre todo las antiguas, ese aire, de quién ha dado un nuevo giro a su existencia vital, de quién se ha curtido en mil batallas y tiene la sensación de que se puede comer el mundo entero.

Pues en esas estaba, nada más salir del ascensor repasando la mueca en el último espejo del portal, cuando me calcé las gafas de sol, coloqué la mejor cara de “intrepidez” y salí a la calle, brillaba el sol, hacía fresco, que no frio. Primer objetivo cumplido, soy un tipo intrépido como los actores del cine de los 50´s, sentía la extraña necesidad de llenar mis pulmones de un nuevo aire para que me diese el empujón necesario y así comenzar esta recién estrenada etapa de mi vida, me dispongo a hacerlo, inspiro por la nariz, con la esperanza de llenar completamente mis pulmones, uno, dos, aaattchiiiiis!!!!, ese fue el primero de una serie de más de catorce estornudos seguidos y varios minutos de toses varias, que me dejaron la nariz como un pimiento y el abdomen más dolorido que el de Aznar después de su sesión de entrenamiento diaria. Pero ¿¡¡¡vamos a ver a quien se le ocurre, hacer semejante idiotez en mayo, en la cuna del olivar y siendo alérgico como soy desde hace unos años?!!!

Una vez recobrada la compostura recupero la pose de “intrepidez” y me encamino hacia un bar cercano a tomar el cafelito con leche de la mañana, entro al local, gafas de sol fuera, mirada intrépida que controla a todo el personal, raudo y veloz me acerco al único hueco libre en la barra, pido el café, sorteando la insistencia de la camarera, para que me coma una tostada, ¡¡que si mira que mala cara, que si mira que flacucho, que si verás que buen cuerpo te hace…¡¡como si una tostada me fuese a “tunear” este cuerpo que me dio Dios, que el cuerpo es herencia de mi padre y que no, que no quiero tostada. Gracias!!

Estaba yo, mientras se enfriaba el café, con mirada intrépida perdida por una de las noticias locales, del periódico provincial, cuando al pasar la página con el brío y la energía que le corresponden a un hombre intrépido me derramé el café en el muslo, que además de completamente manchado, quedó, “quemaíto, quemaíto” hasta el punto que tuve que volver a ponerme con cierta celeridad mis gafas de sol para disimular que se me habían saltado dos lagrimones como dos “chorizos de cantimpalo” por el escozor y el dolor de la quemadura. Mientras pagaba el café a la camarera y trataba de despegar con disimulo, el pantalón de la zona calcinada, me pareció ver un atisbo de “intrepidez” en su mirada y al final la chica no pudo contener la carcajada, al darme el cambio, supongo yo que al verme el careto, gafas de sol, mueca de “intrepidez” y dos lagrimones asomando por debajo de las gafas y se despidió con un sonoro,¡¡que tenga un buen día!! a lo que yo respondí encogiendome de hombros y agachando la cabeza.

Así que manchado, quemado, con la nariz como un pimiento morrón y la autoestima pelín maltrecha, llegué a casa,

me cambié de pantalón, me puse crema para las quemaduras en el muslo, me metí dos dosis de ventolín y salí de nuevo a la calle, pero esta vez pensé que a mí la intrepidez de los 50´s me acerca mucho a la estupidez, así que mejor ser como siempre he sido, un tío alegre y normal.
Al final eso es lo bueno de conocerse, que no tienes que cambiar nada en ti solo por que cambie algo en tu vida.

lunes, 2 de mayo de 2011

mi Sísifo particular

Me siento un poco Sísifo, solo que mi "piedra" particular son las relaciones de pareja, me cuesta demasiado hacerlas durar, de tanto en tanto me siento vacío, crece en mí un ahogo inexplicable y en mi cabeza se instala la necesidad de salir corriendo, de dejarlo todo atrás, esta forma de pensar se lleva ya muy mal con mi maltrecha economía doméstica, que con cada divorcio y mudanza ve acrecentar su agujero negro, pero es un instinto de supervivencia que no puedo frenar.
Hay una canción de Tontxu que lo explica mucho mejor de lo que yo podría hacerlo jamás, espero que os guste.

Esta casa sabe demasiado
sus paredes escucharon tanto
que han salido grietas
en el corazón de ambos
y han perdido ya su brillo los armarios
y las luces del salón ya se apagaron.

Esta nuestra casa se ha cansado
de peleas, gritos y portazos
de esconder tras sus cortinas
tanto desencanto
provocado por el paso de los años
y ha empezado tanto amor
a hacernos daño.

Cajas de cartón amontonadas en la entrada
"¿esto de quién es?",
"si no te importa me lo quedaré"
"te noto al hablar una forzada naturalidad"
Me puedo reír
y a solas llorar.

Corazón de mudanza.
Tengo el corazón de mudanza.
Corazón de mudanza.

Esta nueva casa es más pequeña
me acostumbraré a vivir en ella
por la noches estaré pendiente de la apuerta
esperando como siempre a que tu vuelvas
y con tu ausencia dormiré cuando amanezca.

Cajas de cartón amontonadas en la entrada
"¿esto de quién es?"
"si no te importa me lo quedaré"
"te noto al hablar una forzada naturalidad"
Me puedo reír
y a solas llorar.

Corazón de mudanza.
Tengo el corazón de mudanza.
Corazón de mudanza.

Cajas de cartón.
Ahora mismo estoy de nuevo en ello...