Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

jueves, 29 de septiembre de 2011

y la vida sigue...aunque no sea igual

Hoy hace un año de una huelga general que pasó sin pena ni gloria, pero para mi familia el día 29 de septiembre de 2010, quedará grabado a fuego en nuestras vidas, como el día en el que mi padre se cansó de pelear con la enfermedad y nos dejó para así poder alcanzar su merecido descanso. Fue un personaje, un actor principal en la historia de mi vida, aunque siempre prefirió ocupar el lugar del secundario brillante, ese que da sentido a toda la historia desde un discreto segundo plano, quizás por eso lo descubrí demasiado tarde, no tuve tiempo de disfrutarlo suficientemente.


Han pasado los días, los meses y sigo echándote de menos y después de un año como el primer día, en este tiempo algo convulso de mi vida he buscado tus consejos y me has enseñado lo mejor, que tú ya no estás para dármelos pero tus enseñanzas continúan, perduran, forman parte de mí.
Te quiero papa, te extraño.
Flaco, en donde estés cuídate mucho!!

viernes, 23 de septiembre de 2011

fin de un ciclo

Hoy comienza el otoño y lo hace a lo grande, al menos en mi pueblo, cielos grises, vientecito, una más que respetable bajada de las temperaturas y la sensación de que se puede cerrar una etapa, la del loco verano de 2011.

Un verano lleno de luces y de sombras, un verano en el que decidí perderme como única fórmula posible para poder encontrarme de nuevo. Y así he viajado todo este tiempo en una montaña rusa que parecía subir y bajar a su antojo, sin control ni mesura.

Hoy digo adiós a un verano, con demasiadas noches que terminaban con gafas de sol, conversaciones triviales, risas y locos planes para el resto del día que acababas de comenzar, sin haber terminado el anterior.
Un verano con sabor a sal de los mares del sur en la piel y arena de sus playas en mis zapatillas.

Un verano lleno de pieles doradas, cuerpos de infarto, miradas que matan evocando recuerdos del pasado.

Un verano de brazos bronceados que se rozan casi sin querer con los tuyos, en las barras de los bares de copas, de conversaciones en el oído por el ruido de la música y que propician algún roce de labios en la oreja o el cuello, provocando que se te erice el vello de todo el cuerpo, incluso en medio de una asfixiante ola de calor veraniega.

Un verano en el que sabía a donde no quería volver, pero no tenía ni idea de dónde ir para escapar de todo aquello.

Un verano en el que una presencia femenina me ha alegrado algunas noches y todas las mañanas al despertarme, ella es un personaje que quién me conoce bien dice que se me parece mucho, incluso físicamente, ya que tiene el pelo gris al igual que yo y ambos compartimos el color verde en los ojos, solo que, yo soy adicto a las gafas de sol y ella siempre es capaz de lucir esa atractiva mirada incluso bajo un sol de justicia.

Los dos somos juguetones y zalameros y poco a poco voy descubriendo que incluso tenemos los mismos gustos musicales.

Ella es mi gata LUCKY, lo del nombre, le viene por dos motivos, el primero y puede que de más peso, sea que yo fumo y Lucky y era eso lo que estaba haciendo cuando llegó a mis manos, el segundo es que ha resultado ser una gata AFORTUNADA, ya que era una cachorrilla abandonada y de futuro incierto de no ser por mi adopción…
Por lo demás la vida sigue, y ahora que parece que el cielo se llena de negros nubarrones, los de mi horizonte personal, comienzan a diluirse!!

¡FELIZ OTOÑO A TODOS Y A TODAS!

domingo, 11 de septiembre de 2011

mi cambio del mundo

Hoy hace 10 años que cambió el mundo, dicen algunos, para mí cambió dos días después, ese mágico 13 de septiembre, nació mi hija Paula...en medio de un mundo convulsionado y diez años después el panorama no mejora, a diario constatamos la estupidez del género humano, ojalá que mi hija cuando cumpla 20 años pueda decir que hemos aprendido la lección y hemos corregido el rumbo...la esperanza es lo único que nos queda.