Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

miércoles, 23 de marzo de 2011

¿escritura automática?

Esta tarde leyendo en el blog "EL VIAJE ÍNTIMO DE LA LOCURA" de mi apreciado amigo Agustín Ostos Robina, más concretamente, su última entrada llamada " De liebres y galgos" me ha ocurrido algo muy curioso que ahora paso a describir, he terminado de leer el texto, me he levantado y con el portátil en la mano, he ido a la cocina a beber agua, he cogido el vaso y cuando estaba abriendo la botella, he sentido una "casi" irrefrenable necesidad de escribir, este es el resultado que ha quedado como comentario en su blog:




y al final ¿qué más da si persigues o te persiguen?
yo no quiero correr más,
ni detrás de un sueño
ni delante de una pesadilla
yo quiero poder pararme y respirar
saboreando el olor del aire
imaginando formas en las nubes
tumbado en el suelo
notar la hierba en mi nuca
poder al fin parar y dejar que el mundo gire a su antojo.

Pablo Picasso dijo en su día:"que las musas me pillen trabajando"


A mí hoy me han pillado bebiendo agua, menos mal que no tenía la boca llena...

Gracias Agustín, por la inspiración

viernes, 18 de marzo de 2011

Modelo Parasitario Chino de Expansión Económica.

En solo tres minutos y medio, consigue este buen señor hacernos ver, como hay invasiones silenciosas que terminan controlando la economía mundial, sin tirar ni una sola bomba, los chinos están conquistando el mundo entero...¿o no?
salu2 de sábado

domingo, 13 de marzo de 2011

...SEGUNDOS FUERA...

¿Cuantas veces hay que levantarse después de haber caído?
¿Cuantos golpes hay que recibir antes de caer?
¿Hasta cuándo, hay que sostener la toalla en alto sin arrojarla?
¿Quién puede distinguir, entre salvar la vida o rendirse cobardemente?
¿Y aquello de la otra mejilla?, Cuando ya te han dado en las dos, qué te queda por hacer?

Alguno de vosotros se estará preguntando, si en mi tiempo libre me dedico a boxear o algo por el estilo, pues no, no boxeo, es más no he boxeado nunca, pero si me he llevado muchos golpes, si me he caído y me he vuelto a levantar muchas veces, a lo largo de mi vida.



En este momento me encuentro de nuevo "rodilla en tierra, intentando colocarme el protector bucal, y escuchando como un eco la cuenta atrás"
Diez...Nueve...Ocho...Siete...

La cabeza me va a mil por hora, de un lado escucho una voz que me dice, que ya está que espere y pase página, del otro, la voz me anima, me empuja a seguir peleando por lo que creo, porque ya vendrán tiempos mejores.

Por suerte para mí no creo en ángeles y demonios, porque de ser así no sabría qué voz correspondería colocar a cada uno, ya tengo serias dudas sobre que es lo correcto y lo que no en este caso.



Seis...Cinco...Cuatro...TING-TING, TING-TING, TING-TING.

Me salva la campana, a rastras me lleven a mi rincón, aparece un pequeño taburete rojo donde me sientan y la esponja empapada de agua helada se estrella contra mi frente primero, después se repite la operación en mi nuca y un escalofrío de alfileres recorre mi espalda, estoy despierto, mi familia, mi esposa, mis hijos, mis amigos, todos están en el rincón, me quitan el protector bucal, me enjuagan la boca con un poco de agua y colocan vaselina en mis hinchadas mejillas, me apoyan, me alientan...

Se escucha de fondo:"SEGUNDOS FUERA.."
Me levantan, recogen el taburete y desaparecen en la oscuridad que circunda el cuadrilátero.



TING-TING, comienza el siguiente asalto, de momento continúo en pié, aún no he perdido el combate, voy a seguir luchando y si vuelvo a estar contra las cuerdas, siempre recordaré que la ayuda que necesito la tengo en mi rincón.