Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

miércoles, 13 de julio de 2011

Los piratas - Años 80

una cancioncita con la que me siento muy identificado, para la mitad de la semana, otro empujoncito y será viernes!!

lunes, 11 de julio de 2011

calores, calores, calores

Es lunes y la perspectiva de las vacaciones a la vuelta de la esquina, me endulza la semana.

El calor se me hace insoportable a ratos y me resulta asqueroso todo el tiempo, montarme en el coche que dejé aparcado en medio de cualquier polígono con un sol de justicia como único compañero se me hace insufrible, esa sensación de vacío que se produce en los pulmones cuando abres la puerta y acomodas el culo en el asiento, esa bocanada de aire caliente que te abrasa por dentro y te obliga a tirar el cigarro automáticamente, las prisas por meter la llave, dar el contacto y bajar las ventanillas, conectar el aire acondicionado y aun así notar como el sudor te ha ganado la partida y empapa tu pecho, además de correr libremente por tu espalda y perlar por completo tu frente, me supera.

Cinco minutos después, de haberlo conectado, maldices al aire acondicionado, ese mismo que te salvaba la vida hace unos instantes y que ahora seca con frio el sudor empapado en tu camiseta, dando paso a un concierto de toses y juramentos en arameo.

El verano es tiempo de ricos, de piscinas y playas, de cañas por las noches en las terracitas, de chanclas y no de zapatos de seguridad, de trasnochar y no tener prisa por madrugar, los pobres currelas, sufrimos los efectos del calor multiplicados por mil.



Por eso yo, siempre defendía a ultranza las bondades del frio y gris invierno, es cuestión de ir acomodando capas a nuestro cuerpo en función de la necesidad, el frio se quita solo con más ropa de abrigo, pero y con el calor, ¿qué hacemos con el calor cuando vamos semidesnudos por casa y sigue resultando sofocante? Además soy un enamorado de los cielos grises, esas tonalidades le dan un aire romántico a cualquier paisaje, los campos suelen estar verdes, y lo que fue un espectáculo de colores, matices de luces y sobras y vida, pasa a ser un espacio ocupado únicamente por el amarillo de las hierbas secas, muertas y la única señal de vida la dan los chicharras que me provocan un terrible dolor de cabeza.

Hay quien defiende que el verano tiene un componente socializador, se habla más, se sale más, ahora bien, ¿Quién no ha tenido una maravillosa conversación a los pies de una chimenea, con un buen vino en la mano? Esto también socializa, reunir un grupo de amigos entorno a la chimenea, me parece una muy buena opción.

En fin, no me queda otra que contentarme con pensar que el periodo de vacaciones llegará pronto y al menos podre amortiguar los calores poniéndome en remojo por dentro y por fuera, eso, o emigrar, a cualquier punto del hemisferio austral, a disfrutar de su invierno en agosto, pero como mi economía domestica este año no está para tamaño dispendio, me sentaré a esperar el frio invierno entre gazpacho y cervezas, para hacer más llevaderos estos calores.
¿y a vosotros, os gusta más el verano o el invierno?

miércoles, 6 de julio de 2011

"Necesidades perentorias"

Lunes por la mañana, cientos de kilómetros y la sensación de llegar tarde a todas partes, el teléfono del trabajo echa humo y tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no bajar la ventanilla y tirarlo en la primera cuneta llena de matojos y bolsas rotas que encuentre.

La semana empieza, ¿cómo decirlo de forma amable? Cojonudamente!!!
Otra mirada de soslayo a la agenda y empiezo a tener claro que no podré llegar a tiempo a todas partes,¡¡¡ falta tan poco para las vacaciones y tengo tanto trabajo en medio!!!

El coche vuelve a lucir una lucecita de fallo de motor justo en el centro del cuadro de mandos, ¡¡me da igual, no tengo ni tiempo, ni dinero para arreglarlo!! Así que a la cola de tareas pendientes.

Martes, las cosas se van aclarando, tengo muchas tareas tachadas en la agenda y empiezo a creer que podré hacer frente a todo lo que tengo por delante, desayuno café con zumo de naranja, algunas risas y buena conversación, no empieza mal el día!!

Casi al final de la jornada, decido ir a darle una paliza el saco de boxeo, después de leer algunas, de las propuestas planteadas, por una gran empresa para la negociación colectiva de los próximos años, siento la necesidad perentoria de golpear con rabia, a alguien o a algo, al final me inclino por hacerlo con un ser inerte, así los únicos que se resienten son mis nudillos y mis hombros que después de 45 minutos deciden que declararse en huelga alegando trato abusivo por mi parte. No me queda más remedio que atender sus reivindicaciones.



Por cuestiones que no vienen a cuento, son casi las doce de la noche cuando llego a casa, cansado pero con una sonrisa instalada en la cara, una conversación de esas que te hacen trabajar el cerebro de forma trepidante ha contribuido en buena parte a ello.

Llego a casa, ducha fría y directo a la cama, el efecto del agua fría sobre mi cuerpo, ha sido vigorizante y me cuesta dormirme, así que cojo un documento de trabajo, lo comparo con la versión anterior y voy anotando en los márgenes los cambios que detecto, que siendo claros, son muchos y van en detrimento del bienestar de mis compañeros y del mío propio, lo dejo a la mitad, porque cuanto más avanzo más se asienta en mi pecho el desaliento y directamente paso de sufrir una de esas largas noches de insomnio por culpa del trabajo.

Suena el despertador temprano, ya es miércoles, el día de hoy es duro y el trabajo no terminará hasta por lo menos las 23:30 horas. La mañana ha finalizado bien, con los resultados esperados, he comido con compañeros y me he reído mucho, después de la tensión inicial de primeras horas del día.

Un par de horas en casa para relajarme,escribir algo como esto, leer algún mensaje en facebook que me vuelve a dibujar una sonrisa y darme una ducha rápida, otra vez a la carga, hasta bien pasadas las 23horas, momento en el que me tomaré un par de cervezas, si es que vuelvo a tener motivos para celebrar, pero eso aún no lo sé.

Mañana, jueves, visita al especialista médico para ver la evolución y posible cambio o retirada de tratamiento, la tarde, al menos parte de ella la pasaré con mis hijos, qué la verdad es que tengo bastantes ganas de verlos!!

Y después de eso será viernes, tendré terminada una semana que se prometía horrible y que al final ha resultado ser como cualquier otra, es solo cuestión de perspectiva, y yo a estas alturas de la semana prefiero pensar que veo el vaso medio lleno.