Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

jueves, 21 de abril de 2011

¡¡¡To´s por igual, valientes!!!

Suena una corneta de llave dando unos altos imposibles y la cara congestionada, roja, con los ojos inyectados en sangre y las gotas de sudor corriendo por el trozo de frente que deja a la vista el casco de metal plateado, reluciente y rematado por un penacho de plumas blancas que lleva el músico que encabeza la formación, da fé de ello.

Retumban los bombos acompañando ritmicamente a los tambores, que se deshacen repiqueteando redobles y cajas chinas, la banda se coloca estratégicamente en formación flanqueando la puerta de la iglesia de donde debe salir en procesión la imagen a la van escoltar con sus marchas y sus himnos durante varias horas. Suenan dos toques de tambor y se hace el silencio, los cornetas aprovechan para secar las boquillas de sus instrumentos, los tambores para tensar sus correajes, beber un poco de agua y acomodarse los uniformes.

La iglesia cerrada a cal y canto, la escena dentro del templo, hace ya algunos minutos que ha dejado de ser de ser la del recogimiento cofrade en la misa previa a la salida, se ha convertido en frenética carrera ultimando los detalles, en una esquina, tres cofrades terminan de colocarse la faja, otro busca en silencio un rincón donde guardarar sus alpargatas para cumplir su promesa de salir de costalero descalzo y por fin se abren las grandes puertas de la iglesia, el capataz se asoma a la calle, ajeno a la multitud que allí se agolpa y que de forma ordenada conforma un pasillo que guiará durante las próximas horas su recorrido, mira al cielo y su expresión se relaja al percibir que no queda rastro de las tan temidas nubes en Semana Santa, se ajusta el nudo de la corbata en un gesto casi automático, como buscando en ese nudo la confianza necesaria, se gira sobre sus talones y entra de nuevo a la iglesia.

Salen las filas de nazarenos con sus capirotes, portando enormes velones, estandartes y la cruz de guía a la hora prevista



En la calle las conversaciones que animaban la espera van dejando paso a los murmullos y termina por hacerse el silencio, mientras los costaleros ya han ocupado sus puestos bajo el trono, suena el golpe seco del llamador, la voz del capataz busca la respuesta de su hombre de confianza debajo del paso, el denso aroma del incienso ya lo inunda todo, ¡¡¡To´s por igual, Valientes!!! grita el capataz,¡¡Hasta el cielo con el rey!! contesta el hombre de confianza dentro del trono ¡¡A esta es!! da el aviso definitivo el capataz, suena seco el golpe del llamador y salta como un resorte hasta el cielo el trono en su "primera levantá" lentamente van moviendose a las ordenes de capataz y los contraguias que con pericia magistral consiguen sacar el monumental conjunto por la ajustada puerta de la iglesia sin dañarlo.



El tambor da dos toques de aviso a la banda, comieza la música, empieza el desfile procesional, otro año en la calle, la gente se santigua, algunos lloran y los flahses llenan todo de una incomoda luz blanquecina, yo me llevo la foto que os acabo de contar impresa en mi retina y me largo corriendo a casa a ver la final de la Copa del Rey entre el Barça y el Real Madrid aunque eso sea ya claramente otra historia

18 comentarios:

leamsi dijo...

no me gusta el futbol, quién me conoce lo sabe, pero si tiene que ganar alguien prefiero que sea el Madrid,(sobre todo porque era el equipo de mi padre, que en paz descanse)así que anoche me alegré un poco por mi y mucho por él que seguro que anoche se bañó con la Diosa Cibeles y no en la fuente!!

luismi dijo...

Excelente tu forma de relatar cómo se vive una procesión en Semana Santa. Yo espero vivirla hoy en Madrid con la misma intensidad de otros años, siempre que el tiempo nos respete un poco.
Seguro que tu padre se dio un baño con la Diosa, como también estoy seguro que el mío lo hizo.

Un abrazo y feliz Pascua.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

El presente coincide con lo eterno, dijo un maestro zen ¡Beberemos, reiremos, viviremos!
Soy del "Atleti": ¡otro defecto mío congénito!

Agustín Ostos Robina dijo...

Amigo, yo soy católico practicante pero odio la Semana Santa por adorar tan solo durante una semana a unas figurillas.
Creo que eso va mucho más allá, no puede quedarse en 7 días al año.
En fin, resignación.

Steppenwolf dijo...

Amigo, yo no soy católico y por eso odio la semana santa, (parafraseando a Agustín. Un saludo desde aquí).

Yo conocía tu faceta de ser humano, pero aquí demuestras tu faceta de escritor. No quiero decir que no lo haya visto antes pero con tanto piropo que has dedicado a otros, tú te has quedado en segundo plano y es hora de decirlo. Lo tuyo es muy bueno tío, mejor que lo que he leído en los ultimos quince mil segundos.

Mi hija es del Madrid y del pobre Hércules. Hace tres años que no vive conmigo, se ha independizado y aunque tenemos una buena relación, el futbol a veces es una excusa para llamarnos por teléfono. En su último cumpleaños, nos reunimos los tres, ella, su madre y yo. Siempre dice que no conoce a unos padres separados que se lleven mejor que nosotros. Yo miro a Virginia, y a pesar de conocerla con 24 años, me parece la mujer más sexy del mundo. Cuando baja la mirada después de descubrirla mirándome, me confirma que la voluntad no es la encargada de decidir cuando acaba algo.

PD: Perdona el rollo, pero me ha parecido que estabas junto a la barra del bar.

Pepe Deapié dijo...

Enhorabuena por la victoria del Madrid, leamsi.

Un saludo.

Norah Barranco dijo...

Preciosa la descripción de la extraña exaltación del dolor y la muerte que hacemos en nuestra tierra, de esa ópera de extras infinitos que es la semana de pasión (que no entiendo yo el nombre porque despues de tanto gore lo que menos apetece es apasionarse) Enhorabuena por lo de tu equipo. Muuuuuuuuuuuuuak

leamsi dijo...

luismi ojalá que la lluvia te haya respetado el desfile procesional, en cuanto a la celebración, no te quepa duda de que los viejos bailaron juntos con la diosa cibeles
un abrazo

leamsi dijo...

Manuel María, mi adorado Sabina es del "Atleti" y la verdad es que eso me tiene un poco el "corazón partío"
jajajaj
salu2

leamsi dijo...

Agustín, mi relación con la fé y la moral cristiana, no es demasiado buena, por eso lo que me interesa de verdad de la Semana Santa, no es tanto su sentido religioso, sino más bien su sentido estético, la música, los conjuntos escultóricos que componen los pasos en la calle...
En este caso aparco la ética y me quedo solo con la estetica
salu2

leamsi dijo...

Steppen me cubres de flores que no merezco, pero gracias, me hace mucha ilusión estar en el top ten de lo leído en los últimos quince mil segundos... jajajaja
Lo de las cañas, la verdad serían de agradecer, si señor, cañas, tapas y buena conversación, me apunto seguro.
un abrazo

leamsi dijo...

Señor De a Pié, ¿percibo cierto resquemor en sus palabras de enhorabuena? o ¿es sincera y compartida la felicitación?
salu2

leamsi dijo...

Norah, me quedo con esto
"esa ópera de extras infinitos que es la semana de pasión"
has estado sembrada de arte en esa frase
3 besos, ya sabes

El antifaz dijo...

No me gustan estas cosas. Lo que menos me gusta es que llamamos fanáticos a los musulmanes.
Prefiero el fútbol (aunque tampoco me dejo llevar más de lo que mi hijo me pide), que es otra religión de domingo.

Saludos.

neko dijo...

me gusta la semana santa por el hecho de tener fiesta, y poco mas, pero alguna vez he podido ver la rompida de la hora con el tronar de todos los bombos a la par y es algo dificil de olvidar.

leamsi dijo...

Antifaz, me conoces bien y sabes que no soy para nada religioso, pero he de reconocer que es una explosión de belleza, de obras de arte por las calles, música y esculturas, muy de nuestra tierra, a eso iba el homenaje.
salu2

leamsi dijo...

Neko, a mi me gustan las fiestas como el primero, disfrutar con mi pareja de cañas, tapas y solecito (aunque este año ha estado pasada por agua), pero he de reconocer que las procesiones tienen su puntito.
salu2

Nómada planetario dijo...

Pues tanto los tronos como el balón me dejan frío. Cuando juegan los dos grandes quisiera que perdieran los dos. Al final solo son una gran empresa que viven de mil triquiñuelas.
Un abrazo.