Páginas vistas en total

pasan por aquí con asiduidad

viernes, 19 de noviembre de 2010

otro adiós

Después de que antes de ayer tuviesemos un día de puro invierno adelantado al otoño, ayer salió el sol y nos regaló un día soleado pero frío, y es que ayer el cielo tenía motivos para brillar con fuerza. Hoy después de esa breve tregua vuelve  a ser plomizo y oscuro, vuelve a ser un cielo de otoño cargado de lágrimas.

El dolor y la tragedia por la perdida vuelven a cebarse en mi familia, malas rachas dicen algunos, final de un ciclo, esperamos otros.

En todas las familias hay tíos, tías, primos, primas, sobrinos, sobrinas, abuelos, abuelas, nietos, nietas, etc, y luego están esa suerte de relaciones familiares difíciles de encuadrar en el organigrama normal de una familia convencional, están como en el caso que nos ocupa, esas tías que son CASI MADRES. En ese confuso lugar debo encuadrar a mi tía Mari, "la viejona" esa tía que siempre fue, es y desde ahora será para siempre mi CASI MADRE, y que nos dejó el día 16 de este mes, tras una larguísima enfermedad, lenta y traicionera que se llevo primero la expresión de su cara, luego la palabra y el movimiento y finalmente su vida. Aunque el dolor inicial por la perdida te hace lanzar algunas preguntas al aire, todos terminamos  por pensar que al final alcanzó la meta, su merecido descanso, la paz del que por fin abandona la lucha.

Es curioso como las familias cierran filas frente al dolor y se comportan como esos rebaños de ovejas que se arremolinan entorno a los más pequeños protegiéndolos  del posible ataque de los lobos.

(foto de google)
Mi familia tuvo ocasión de demostrarlo hace un mes y medio en el fallecimiento de mi padre y ahora lo hemos vuelto a hacer frente a la perdida de mi tía, arropando en todo momento a  mis primos y a mi tío.

Ahora que ya han transcurrido bastantes horas desde el luctuoso acontecimiento, me apetece recordar no solo lo malo, sino acordarme de mi tía en el "cortijillo"donde me exiliaba voluntariamente todos los años desde mayo a septiembre y siempre tenía asegurado el asilo sin reservas ni dudas ni malas caras, recuerdo perfectamente a mi tía en la cocina preparando bocadillos de pan con tomate y salchichón, y llamándonos desde la ventana  para sacarnos de la piscina a merendar, siempre hacia el mismo comentario en tono jocoso al verme comer los bocadillos que con tanto amor nos preparaba, siempre me miraba con los ojos muy abiertos y decía: " ¡¡Ay Jesús!! a este niño es mejor comprarle un traje que invitarle a comer" y todos reíamos con su ocurrencia, nos dejaba terminar de merendar, mientras ella se entraba  a casa a continuar con las tareas del  hogar, siempre con voluntad de servicio, con su cigarro encendido en la mano y madre fumadora empedernida constantemente recriminadole de broma: "Pero si no sabes fumar" y ella daba una calada al cigarro y soltaba todo el humo desde la boca sin habérselo tragado y de nuevo todo risas y carcajadas y contestaba: "Si sé, lo que pasa es que me gusta más fumar así"

Supongo tita, que ya habrá salido a tu encuentro mi padre, y te estará presentando a los amigos  y amigas que partieron antes que vosotros y con los que ahora tenéis la oportunidad de reencontraros, con Agustín, con el tío Pepe y la tía Carmela, con el abuelo Nino y la abuela Mari y tantos y tantos otros, sin dolor, sin pena, sin enfermedad ni sufrimiento, así que desde el convencimiento de que estaréis bien donde estéis, me despido con un beso para ti y otro para mi padre, y solo con una petición, ahora haced vosotros desde allí lo posible para que la próxima vez que nos juntemos toda la familia, sea para celebrar algo alegre, creo que nos merecemos ahora un descanso en lo luctuoso.

14 comentarios:

María dijo...

Leamsi, siento mucho por el dolor que estás pasando, te doy un abrazo
muy fuerte, de esos que espachurran y un beso.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un saludo cordial.

FBlack dijo...

Estas "rachas" por llamarlas de alguna forma igual que vienen se van pero a veces parece que se ceban eso tambien es cierto...lo siento mucho.

CAOS dijo...

Un beso...grande.

Norah dijo...

Lo siento leamsi, a estas dolorosas pérdidas se añaden la de parte de nuestra infancia, te entiendo bien. Un abrazo

Javi dijo...

Desde aquí nos hemos acordado más de lo que se puede suponer. De todo lo que has escrito. Me gusta pensar que, por ahí arriba, está habiendo sobremesas con risas escandalosas.

Elena Lechuga dijo...

Leamsi, un placer conocerte. Y leer tus palabras; nítidas y limpias. Con cariño.
Un abrazo fuerte.

leamsi dijo...

hoy no tengo espiritu para contestar a cada uno de forma personalizada como suelo hacer,lo entenderéis, eso espero, solo agradecer estas muestras de cariño desinteresado que me daís gratis y que tanto bien me hacen
gracias de verdad
salu2
PD:mañana hemos decidido juntarnos en el chalé de mi tio(ese mismo del que os hablé en Born to run) a comernos un cochinillo asado en un horno de leña y bebernos una arroba de vino para tratar de exortizar a la mala suerte de una vez por todas...
de esto seguro que sale una entrada genial, ya os contaré
salu2

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amigo, las pérdidas, son como unas tijeras clavadas en la espalda...

Saludos y un abrazo.

nanuk dijo...

Lo siento muchísimo, Solo el tiempo calma el dorlor que causa la pérdida, otro bocado amargo. Un abrazo fuerte.

Nómada planetario dijo...

Restar familia siempre nos deja un poco más huérfanos, la vida como la aritmética tiene sus reglas y no somos más que un dígito en sus manos.
Un abrazo solidario.

MetamorfoseArte dijo...

Mucho ánimo

Frabisa dijo...

Cuanto lo siento, me ha emocionado leer tu post. No sabía que habías perdido a tu padre hacía tan poco tiempo, vaya... y ahora tu tía, ufffffff.

Te envío una tonelada de ánimo y fuerza para sobrellevar esta época tan complicada.

un beso

Belén dijo...

Sin duda un texto perfecto. Me encanta como expresas todo.
Se me han puesto los pelos de punta.

Siento lo de tu padre y lo de tu tia.
Pero sí debes recordar las cosas felices que habeís pasado juntos. Eso sin duda.

Un saludo!! y un abrazo muy fuerte!